A por el tercer disco!

  • A por el tercer disco!
  • A por el tercer disco!
  18/07/2021

La banda The Soulomonics encara su décimo aniversario con el propósito de sacar un vinilo con temas del nuevo EP y de los dos anteriores

 

Tres actuaciones en tres fines de semana. Y todas en la comarca. The Soulomonics ha empezado bien el verano. Y en casa, donde son una banda de referencia y estimada por el público. Para la actuación de Festival Música al Castell del viernes que viene han colgado el cartel de no hay entradas y el domingo pasado en Pedreguer, donde debutaron hace 10 años, llenaron también. Mañana actúan en la Plaza de Toros de Ondara, donde la banda interpretará principalmente temas propios, como suele hacer, y también algunos de sus covers, que pueden ir desde Otis Reading a Stevie Wonder o Sharon Jones. Todo con la vista puesta en su tercer disco, que podría ver la luz a principios del año que viene

The Soulomonics es una banda de la Marina Alta que se ha ganado un hueco en festivales de toda España y que cuenta en su haber con el premio del concurso nacional de bandas de música negra Imagina Funk 2016. En su repertorio hay temas que casan con el soul, el funk o el Rythm & Blues, clásico y contemporáneo, con alguna pincelada rock. “Hacemos música auténtica americana, la de toda la vida”, comenta José Domingo García, baterista del grupo y uno de sus fundadores. No es la música que habitualmente oímos en las emisoras de radio convencionales “pero sí una música que le gusta a todo el mundo”, añade. Las letras de todos sus temas están escritas en inglés, lo que no quita que utilicen el castellano cuando versionean temas de Nino Bravo o de Joan Manuel Serrat, por ejemplo. La razón, “porque ese tipo de música ha de ser así”. El batería del grupo explica que se podría cantar en otra lengua, “pero está claro que si quieres dar a las canciones el color y el matiz que tiene ese tipo de música, has de cantar en inglés”. No obstante, no descarta sacar algún tema en castellano más adelante.

            Su repertorio se nutre ahora de sus dos primeros discos, los EP The Soulomonics (abril 2018) y Stop the Time (febrero 2021). Empezaron a trabajar en este último antes de la pandemia, que como José Domingo dice les obligó a meterse en el estudio. Lo terminaron, no sin alguna complicación, para este año y lo sacaron al mercado en febrero. Hicieron 500 copias en cd, que ya están prácticamente agotadas, y siguieron componiendo.

Aunque hoy en día todo está en las plataformas digitales y es por ellas por donde más circula y se escucha la música, hay quien todavía demanda el formato en compact disc e incluso pregunta por el vinilo. Eso les hizo plantearse la posibilidad de sacar un vinilo con temas de su primer y segundo EP e incluir algunos de los nuevos, de esos que han ido componiendo en ese tiempo de sequía de conciertos que hemos vivido hasta hace poco. Las letras están claras y, a falta de ultimar detalles y arreglos, las nuevas canciones podrían recopilarse en un tercer EP que, si todo va conforme está previsto, vería la luz el año que viene.

Lo del LP ha pasado a la historia. Cualquier tema se sube de inmediato a plataformas como Spotify y no se escuchan discos con más de 5 o 6 temas. “No vale la pena, los mismos productores te lo dicen”, indica el músico de The Soulomonics.

Lo que sí ha valido la pena ha sido reencontrarse con el público. Sin directos desde el verano pasado, abrieron la temporada en mayo en La Mar Serena, en Dénia. El domingo pasado actuaron en el BonaventuraFest, -en Pedreguer nos tienen mucho amor”, dice José Domingo- y han recibido ya varias propuestas para agosto. Lo difícil ahora es ajustar fechas y horas, por las limitaciones y horarios, “pero es increíble ver como las salas se llenan incluso cuando actúas a media tarde”, apunta.

Haber nacido en la Marina Alta, lejos de los grandes circuitos, no es un obstáculo para salir adelante. Está claro, como dice el baterista del grupo, que en una gran ciudad las cosas son más fáciles, va mucha gente a los conciertos y no cuesta tanto darse a conocer. Ellos tocaron mucho en los primeros años en el Paddy O’Connell, un pub donde pasaron “más horas que un reloj”, bromea García. Fue él quien planteó a Mathias Coblenzer (guitarra) la posibilidad de formar una banda de soul. “Él enseguida me dijo, tengo el cantante, Héctor Mañana”. Quedaron con el bajista José Luis Villar y con el guitarrista argentino Tata Bates -que más tarde dejaría el grupo- y empezaron a rodar.

La voz de Héctor había sido todo un descubrimiento. De padre natural de Guinea Ecuatorial y criado entre Valencia y la Llosa de Camatxo -de donde es originaria su madre-, era sin duda el cantante que necesitaba la banda. Dos años y medio después se incorporaron al grupo Miquel Gayà (trompeta), Jaume Pineda (saxo tenor y barítono) y poco después Ángela (saxo alto y barítono). Vinieron los conciertos en escenarios más grandes, los festivales, y se hacía necesaria una sección de viento potente. Fue así como llegó Alfredo Ripoll.

Son ellos, junto a Manolo Recio que sustituiría a José Luis Villar al bajo, quienes dan vida a The Soulomonics, una banda con letras que hablan de amor y de la existencia y con sonido propio.

 

¡Suscríbete!