ABAI: vigilantes forestales y mucho más

  • ABAI: vigilantes forestales y mucho más
  • ABAI: vigilantes forestales y mucho más
  • ABAI: vigilantes forestales y mucho más
  22/08/2021
Trabajan en la recuperación del gallipato y con abejas para afianzar la flora autóctona

Toda acción tiene –o debería tener- una reacción. Un gran incendio arrasó la Serra de Bèrnia y la Serra d’Oltà en 1993 y dejó un paisaje desolador. Un grupo de gente, ante la impotencia vivida, decidió formarse para saber cómo combatir este tipo de incendios y afrontarlos con más medios y seguridad para preservar la flora y la fauna. Nació la Associació Benissenca Anti-Incendis (ABAI) y desde entonces –son ya 28 años- sus integrantes ejercen una labor digna de elogio. Desde sus inicios, los voluntarios aprendieron nociones cartografía, de utilización de emisoras y realizaron prácticas de extinción. Pero mejor prevenir que curar y su objetivo se centró en la vigilancia forestal para alertar sobre cualquier columna de humo y dar de aviso de inmediato.

ABAI pasa el verano en los puntos de vigilancia situados en lugares altos y estratégicos como la Font de Bèrnia, el Morro de la Francesa, Maserof, Marnes, etc. Desde allí controlan con sus prismáticos de larga distancia una amplia zona del término municipal y, si ven humo, lo comunican a los puntos de emisoras oficiales de Coll de Rates o l’Aixortà del Servicio de Coordinación y Extinción de Incendios de la Generalitat Valenciana. Los voluntarios cumplen con el cuadrante para guardar Bèrnia y Oltá de lunes a domingo, en dos turnos de 10,30 a 15 horas y de 15,30 a 20 horas. En su servicio también ejercen de informadores y agentes medioambientales porque hay mucha gente por los montes.

La presidenta de ABAI, Rosa Sala, comenta que “estamos viendo como se está quemando Italia, Grecia, Turquía y muchos rincones de España. Estamos convencidos que nuestro voluntariado es más necesario que nunca”. Por eso, Sala añade que “invitamos a quien lo desee a conocernos y formar parte de nuestra asociación que pretende, humildemente y desde sus posibilidades, preservar nuestro rico patrimonio natural”.

 

PROYECTOS DE TODO TIPO

 

Una trayectoria de casi 30 años –que se dice pronto- da para mucho y ABAI desarrolla todo tipo de proyectos que tienen que ver con nuestro entorno más cercano. El último es la creación de una charca natural, que se llenará con agua de lluvia, para recuperar el gallipato, un anfibio autóctono que está en vías de extinción. La charca está situada en la partida Canor y estará lista en octubre para aprovechar la temporada de lluvias. La inversión es de 17.000 euros y Sala comenta que “queremos agradecer la colaboración del Ayuntamiento de Benissa porque aporta 13.000 euros. Sin esta ayuda, esta actuación sería imposible”.

ABAI realiza también actividades de educación medioambiental con talleres escolares del mar, de conocimiento de cantos de pájaros autóctonos, de flora, consejos para quemas de rastrojos y restos de jardinería de forma correcta y segura, etc. Incluso en su día realizaron un programa de radio, L’Hora Verda. Otra vía de acción es el control de plagas de la procesionaria con la colocación de cajas-nido para pájaros depredadores y con trampas en las sierras de Bèrnia y la Mallà Verda.

Pero todavía hay mucho más. ABAI tiene un conjunto de colmenas de abejas en la zona de La Pedrissa y la Ombría que les ayudan en su labor. “Las abejas realizan una función polinizadora muy importante. Su presencia es garantía de una diversidad de flora que queremos en nuestro montes”, subraya la presidenta. Y, por último, los voluntarios cuidan las montañas porque han llevado a cabos muchas reforestaciones de arbolado y arbustos autóctonos, por iniciativa propia o en colaboración con otras entidades.

Todo esto es ABAI, vigilantes forestales pero mucho más. Y Sala tiene en mente muchas más ideas de cara al futuro “pero no las puedo avanzar porque todavía están en la fase inicial. Hay mucho dónde actuar pero necesitamos gente joven, con ganas y estamos abiertos a acogerla con los brazos abiertos”, insiste la presidenta. No hay más que contactar con ellos y sumarse a un contingente que ama la naturaleza y dedica horas y horas a su cuidado y protección en beneficio de todos.

Subscriu-te!