Cinco razones por las que le duelen las rodillas

  24/04/2015

??INÉS ROIG (*)

El dolor de rodilla es el problema de las sociedades desarrolladas. Vivimos más, nuestros trabajos son más sedentarios y pasamos de estar parados muchas horas a correr o hacer deportes como esquí, tenis, fútbol… Y muchas veces sin la preparación adecuada y con sobrepeso.
Pasamos horas enteras sentados, pero rara vez caminamos para ir al trabajo. Luego nos volcamos en estilos de vida saludables pero en exceso, para compensar las horas sentados, el sobrepeso o escapar del estrés, intentando mantener a los 50 años las facultades que teníamos a los a los 30.
El contraste sedentarismo/deporte intenso es un gran enemigo de nuestras rodillas, las articulaciones más grandes del cuerpo, que nos permiten andar, saltar, correr, agacharnos o realizar multitud de movimientos.
1. Práctica de deporte con demasiada intensidad, sobre todo fútbol y esquí. Practicar regularmente ejercicios que fortalezcan la musculatura de los muslos y realizar un buen calentamiento previo a la actividad ayuda.
2. Sobrepeso: Las rodillas sostienen nuestro cuerpo y un exceso de kilos perjudica su “supervivencia” y acaba generando molestias.
3. Elección errónea del calzado. La forma en la que los pies impactan sobre el suelo puede tener también repercusiones en la articulación. La elección desafortunada del zapato es uno de los principales “castigos” a las rodillas por parte de las mujeres. El uso de tacón, que obliga a realizar pasos cortos con las rodillas semi-flexionadas, perjudica seriamente la articulación.
4. La realización de gestos cotidianos. Adolescentes deportistas y adultos jóvenes, especialmente mujeres, son los que más suelen referir molestias en las rodillas al levantarse de la silla tras horas de parón o al bajar escaleras y pendientes. La razón fundamental está causada por un daño en el cartílago que recubre la parte posterior de la rótula de la rodilla. Si la razón es postural, la fisioterapia ayuda.
5. Artrosis. Esta enfermedad es común en las personas de mediana edad.
Medidas de prevención: Hay que potenciar la musculatura de las extremidades inferiores para prevenir lesiones. Realizar estiramientos antes de iniciar la actividad física. Perder peso y no cargar con objetos pesados. En el caso de tener que levantar objetos, hacerlo con las rodillas flexionadas. En general, beneficia el ejercicio suave o moderado.
La terapia alternante de calor y frío va bien para las lesiones articulaciones.
Los analgésicos y antiinflamatorios pueden aconsejarse en algunos casos, pero siempre por indicación médica.
Si el dolor aparece sin traumatismo previo y, sobre todo, en personas con más de 60 años o individuos con sobrepeso, hay que acudir al doctor, porque se puede tener artrosis. Es importante pedir cita con el especialista antes de que el dolor sea insoportable.

(*) Farmacéutica

Subscriu-te!