Joan Castejon: “Ovidi estaba tocado por la energía, por la empatía” 

  • Joan Castejon: “Ovidi estaba tocado por la energía, por la empatía” 
  • Joan Castejon: “Ovidi estaba tocado por la energía, por la empatía” 
  • Joan Castejon: “Ovidi estaba tocado por la energía, por la empatía” 
  • Joan Castejon: “Ovidi estaba tocado por la energía, por la empatía” 
  • Joan Castejon: “Ovidi estaba tocado por la energía, por la empatía” 
  • Joan Castejon: “Ovidi estaba tocado por la energía, por la empatía” 
  • Joan Castejon: “Ovidi estaba tocado por la energía, por la empatía” 
  01/03/2021

“Sus canciones son muy actuales porque los problemas son los mismos”

 

Veinte-y-cinco artistas retan homenaje a Ovidi Montllor en una exposición itinerante que ha recalado en Dénia y en la cual participa Castejon junto a otros artistas del en torno al cantante, como su amigo del alma Antoni Miró. Joan Castejon la define como una exposición “completa y de gran calidad” alrededor de un artista polifacético, “un rapsoda, un cantante, un poeta, un actor” que, como él dice, “nació de la clase obrera y es hizo a él mismo”. Su música, los suyas letras, “son muy actuales porque tenemos los mismos problemas y compartimos -añade- una incultura que se aleja de personajes como él”.

Asegura Castejon que “Ovidi estaba tocado por la energía, por la empatía, era una persona totalmente asequible, muy comunicativa, luchadora por la conquista de los libertados, solidaria”. Y es todo esto, y más, el que pretende transmitir la exposición Vinticincvacandes a Ovidi Montllor, impulsada por la cátedra Antoni Miró de Arte Contemporáneo de la UA. 

Dos dibujos de Ovidi, de mirada penetrante, con unos ojos que hablan, nos reciben en el Centro de Arte la Estación. Es la aportación de Antoni Miró a la muestra, dividida en dos espacios diferentes. Allí se exhiben obras de dimensiones más grandes. Por el corredor que conduce la sala encontramos una de los aportaciones de Carme Jorques, la comisaria de una exposición donde es respira todo aquello que rodeó la vida y obra del cantante y, como no, su pueblo, Alcoy. A mano derecha, los dos dibujos que aporta Castejón, con una clara carga ideológica (Quemando el moratón) y dónde aparece un Ovidi joven ante un micro que crema y un Ovidi más adulto, más pensativo, con una nueva conciencia. Cuando dibuja, le gusta contar historias, relatos, hacer de narrador –“en pintura soy más abstracto”, recuerda-, y esto es el que hace con los retratos del cantado. Antes de adentrar-ente en la sala recalamos en la obra que tenemos a la izquierda que, no es puede confundir, lleva la firma de Azorín. “Aquí la mayoría somos de la generación de los años 40, autodidactos, que hemos vivido la intemperie de la posguerra, y también transiciones y frustraciones”, explica el artista, que no puede evitar a el•ludir de nuevo a la incultura y la intolerancia. Y al fondo, entre obras de Artur Heras, Xavier Lorenzo y otros, la obra de Beatriz Rico, quizás la benjamina del grupo y vinculada, doblemente, en Dénia y en Alcoy.

La visita es puede iniciar en el Centro de Art la Estación o en la Casa de Cultura, el otro espacio expositu. Nos detenemos labra allí. Llama la atención el homenaje a Teresa del Grupo Matèrics, que se adivina enseguida solo entras a la sala, al izquierdo. Y capta también la atención, entre otras muchas obras, la aportación al homenaje de Sento Masià, el pintor que junto con Antoni Miró i Miguel Mataix conformaron el llamado Grupo de Alcoy, allá por los años 60-70, y que, precisamente, murió lo pasa más de abril después de contraer la covid. 

Habría mucho más para contar de una exposición que ha visitado Alcoy, Gandia y Ontinyent y que continuará haciendo vacaciones por Xàtiva, y quien sabe si por algún lugar más. Pero mejor que la visitan. Allí descubrirán el hombre que Castejon alojó en su casa mientras rodaba una por el•lícula en Dénia y con el que hizo amistad, pero al cual es quedó con ganas de haber podido compartir más tiempo. “Ovidi cal reivindicar-el porqué tenemos manca de la cultura que él defendía”, afirma Joan. 

¡Suscríbete!