La execrable palmera de 2300 kilocalorías ¡Que no pesados, que no son kilojulios!

La execrable palmera de 2300 kilocalorías ¡Que no pesados, que no son kilojulios!
  22/11/2020

Por Nico Haros

¿Puede una palmera de chocolate convertirse en trending topic? Por lo visto, sí. Cerca de 40 medios de comunicación diferentes se han hecho eco de este curioso hallazgo tras el incendio que provocó en redes sociales.
    Julio Basulto (juliobasulto.com), nutricionista, autor y divulgador científico, con quien tengo el honor de mantener una estrecha amistad, escasos días atrás, descubrió en un supermercado que un producto comestible de apenas 1,6€ y 425 g sumaba la friolera de 2300 kilocalorías vacías. Como el mismo Julio manifestó desde sus redes: “no es que sea mucho, es que lo es todo”. Al decir esto, se refería al hecho de que la mayoría de personas debería tomar esta cantidad de kcal a lo largo de todo un día, no solo en una merienda, y no en basura alimentaria, sino en comidas saciantes y nutritivas.
    Conforme la publicación comenzó a extenderse, las reacciones de los internautas no se hicieron esperar. Por un lado, mucha gente agradeció a Basulto, el remarcar cómo lo que pretenden vendernos como un inocente tentempié contiene tal monstruosidad energética en ingredientes de valor nutricional nulo. Por otro lado, no fueron pocos quienes corregían a Julio, diciendo que se había equivocado, que en realidad solo se trataba de kilojulios, que en realidad el producto solo tiene 541 kcal. 
    Dado que compartí la noticia en mi página de Instagram, también a mí me llegaron reacciones de seguidores. Ayer mismo una señora me decía (copio textualmente): “Julio ha basado su artículo en un error y nadie le corrige. Ayer la vi en Mercadona y no marca 2300Kcal sino 500Kcal y 2300Kilojulios. Sigue siendo la misma mierda pero las afirmaciones deben basarse en verdades”. Esto pone de manifiesto dos realidades: la primera es que la mayoría de personas no entiende el etiquetado nutricional y por ese lado nos la cuelan como quieren. Luego vienen las lamentaciones del tipo: “no entiendo por qué engordo, si controlo las calorías”. Y la segunda, el ridículo que muchos hacen al no dudar en querer corregir en actitud arrogante y beligerante a quien lleva toda una vida dedicado al rigor científico. Podéis ver en las redes cientos de comentarios como el que cito arriba. 
    De las 4 `Pes´del marketing, (punto de venta, promoción, producto y precio) ¿sabes cuál es la que más nos mueve a tomar malas decisiones? Todos los estudios dicen que el precio. Esto la industria lo sabe. Pensemos: 1,6 € en casi medio kilo de masa refinada, grasa saturada y chocolate hidrogenado en un formato que todo el mundo asocia con un tradicional snack. A ver…es que es tan fácil morder este y otros miles de anzuelos similares. 
    Para luchar contra este y otros muchos fallos en el pensamiento que nos llevan a tomar pésimas decisiones, he diseñado mi próximo curso online (“Ahorra comiendo sano”) que impartiré el sábado que viene, día 28 de noviembre a las 10:30. Es una iniciativa dirigida a todos aquellos que piensan que una alimentación saludable es una alimentación más cara y aburrida. Convertir nuestro cambio de hábitos en la excusa perfecta para ahorrar dinero y ganar salud, es posible. Si crees que es un tema interesante, tienes toda la información en nicoharos.com/curso.
    Dejar que sean profesionales de la salud los que nos amueblen la azotea de la nutrición saludable, es el primer paso para librarnos del “cuñadietismo” y adquirir el criterio necesario en algo tan importante como son nuestros hábitos alimentarios. 

Subscriu-te!