Canfali Marina Alta

Primer recién nacido de un óvulo vitrificado de forma automatizada

Primer recién nacido de un óvulo vitrificado de forma automatizada
  23/12/2019

Dr. MARIANO MARTÍN-LOECHES DE LA LASTRA (*)

La vitrificación de óvulos es una opción de preservar la fertilidad de las mujeres con cáncer.

            Congelar óvulos permite preservar la fertilidad en su mejor momento y usarlos más adelante.

            Los óvulos vitrificados logran la misma tasa de embarazo que los frescos.

            Reducen a 10 días los tratamientos de fecundación in vitro.

            El Servicio de Medicina de la Reproducción de Dexeus Mujer ha conseguido llevar a término un embarazo a partir de un óvulo vitrificado de forma automatizada que ha culminado con el nacimiento del primer bebé en el mundo que ha sido concebido utilizando este sistema. El nacimiento de este bebé tuvo lugar el pasado mes de septiembre, concretamente el día 29 de septiembre, y se trata de un niño completamente sano, que nació por parto vaginal a las 37 semanas de gestación, pesó 2.200g y midió 46 cm, hecho que confirma la viabilidad de esta nueva tecnología, que actualmente solo han incorporado algunos hospitales y clínicas de reproducción asistida de todo el mundo.

            La vitrificación es un sistema de criopreservación ultrarrápido que reduce el tiempo y el riesgo de la formación de cristales de hielo, ofreciendo una alta tasa de supervivencia tras la desvitrificación que, en el caso de los ovocitos, actualmente gira en torno al 85 %. La primera vez que se llevó a cabo una criopreservación de embriones con éxito fue en el año 1983, y cuatro años más tarde tuvo lugar el primer nacimiento en España, pero la introducción de la criopreservación de ovocitos en la aplicación clínica no se materializo hasta el año 2005.

            El avance científico en este campo depende en buena parte de la incorporación de la tecnología a los tratamientos de fertilidad. La automatización que permite GAVITM disminuye el posible riesgo de contaminación y minimiza las pequeñas variaciones que puede haber en los protocolos manuales.

            El objetivo de este estudio es evaluar la viabilidad de la aplicación de la vitrificación automatizada de ovocitos en comparación con la vitrificación manual.

            Según indican los autores del trabajo, liderado Miquel Solé, que también fue el responsable de llevar a cabo todas las vitrificaciones (de forma manual y automatizada), los resultados preliminares demuestran que las tasas de supervivencia de los ovocitos tras la descongelación fueron comparables en ambos grupos: 76,3 % (manual) y 78,6 % (GAVITM). La calidad de los embriones obtenidos tras la fecundación fue similar en ambos grupos.

(*) Especialista en Ginecología y Obstetricia.

Cercar notícies
Agenda