Sexo en el embarazo

  17/04/2015

MARIANO MARTÍN-LOECHES DE LA LASTRA (*)

¡Claro que sí! Si tu embarazo es normal, puedes tener relaciones hasta justo antes de que se te rompa la fuente o bolsa de aguas. No te preocupes que no le vas a hacer daño a tu bebé por hacer el amor. El cuello del útero está sellado por una gruesa membrana mucosa que lo protege contra infecciones. Y aunque el orgasmo puede causar ligeras contracciones del útero, estas por lo general no son dañinas y además son temporales. Las sustancias encontradas en el semen llamadas prostaglandinas y la estimulación de los pezones también pueden causar ese tipo de contracciones.

Sin embargo, existen algunas circunstancias especiales, en las que quizás tu doctor o partera te recomienden que no hagas el amor durante algún tiempo durante tu embarazo o incluso durante todo el embarazo.

¿Las relaciones sexuales pueden dañar a mi bebé?". Ese es uno de los principales temores que ronda la cabeza de la mayor parte de mujeres desde que se quedan embarazadas. Puede que durante estos meses tu deseo sexual se vea afectado o quizá te preocupe entorpecer el curso de la gestación, pero ante todo debes saber que el sexo durante estos nueve meses no os perjudicará, ni a ti ni a tu niño, a menos que surjan complicaciones durante el embarazo, para lo cual deberás seguir las recomendaciones de tu ginecólogo.

Puede ser que el embarazo potencie tu deseo sexual debido a los cambios hormonales que experimentarás a lo largo de estos meses, o quizá sientas que éste viene y va sin explicación lógica. Al igual que tu cuerpo, tu interés sexual también experimentará cambios en esta etapa; podrás descubrir algunos de ellos a lo largo de este artículo.

Leyendas: Al ponerse la tripa dura durante el orgasmo, el bebé se siente presionado. Las contracciones uterinas ocasionadas por un orgasmo pueden adelantar el momento del parto.

Realidades: El sexo antes del parto es un buen método para calmar al bebé, porque relaja y genera buen humor. El embarazo aumenta tu flujo sanguíneo y, por ende, puede potenciar tu capacidad para sentir un orgasmo (incluso más de una vez).

Muchas mujeres aseguran que las relaciones sexuales cambian con el embarazo. Para algunas son incluso más placenteras por lo menos algunas veces. Otras las encuentran menos placenteras, durante algunos meses, o incluso durante todo el embarazo. Lo que sucede es lo siguiente. La pelvis tiene más riego sanguíneo durante el embarazo, lo cual puede causar hinchazón de los genitales y aumentar las sensaciones de placer. Además, tienes más flujo vaginal y humedad durante el embarazo, lo que también puede ser una ventaja.

Es posible que tus pechos estén hipersensibles y te duelan al roce, especialmente durante el primer trimestre. Esta sensibilidad generalmente disminuye con el paso de los meses, pero a menudo los pechos siguen estando más sensibles de lo normal. Si algo te resulta incómodo, díselo a tu pareja, incluso si es algo que antes hacían siempre. Si notas que sientes deseo sexual, pero no disfrutas con la penetración, considera otras actividades eróticas que no requieran la penetración, como el sexo oral o satisfacerse manualmente. Experimenten para encontrar la forma de hacer el amor que les permita gozar a ambos. Y recuerda que la intimidad física va mucho más allá del sexo. Si no tienes ganas de tener relaciones sexuales o tu doctor te lo ha prohibido, pueden besarse, abrazarse, acariciarse y sentirse unidos a través de esa cercanía física y afectiva.

(*) Unidad de Reproducción Policlínico San Carlos.

Subscriu-te!