Uñas traumatizadas en el deportista

Uñas traumatizadas en el deportista
  29/01/2018

EVA PÉREZ OLTRA (*)

 

En el caso de los corredores, los microtraumatismos repetitivos de sus dedos con la puntera de la zapatilla van a ocasionar en muchas ocasiones lesiones en las uñas, tales como:

            Síndrome de la uña negra.

            La dolencia conocida como “uña negra” se produce por un hematoma o acumulo de sangre bajo la uña y, generalmente, está provocado por microtraumatismos repetitivos (roce con el calzado, choque del dedo contra la zapatilla en bajadas prolongadas, etc.). Puesto que la sangre no puede salir hacia el exterior, se almacena bajo la uña, provocando dolor y que la uña adquiera un color azul-morado. Si no han pasado más de 24-36 horas, esa sangre se puede evacuar, haciendo un pequeño agujero en la uña (con aguja incandescente o micromotor) lo que permitirá que salga toda la sangre acumulada y que desaparezca el dolor de forma casi inmediata, de lo contario, puede ocasionar la pérdida total de la misma.

            Infección por hongos.

            Una infección por hongo no tratada, normalmente producirá con el paso del tiempo un engrosamiento de la lámina ungueal (la parte visible de la uña) y un cambio de coloración hacia amarillento, marrón, verdoso e incluso negruzco. Para tratarlo, lo primero es acudir a un podólogo que determine de qué tipo de infección se trata. Seguido se pueden usar tratamientos tópicos (amorolfina, ciclopiroxolamina), orales (itraconazol, fluconazol y terbinafina) o combinados, logrando una curación total.

            Malformaciones de las uñas.

            Otra dolencia frecuente en corredores es la Onicogrifosis. Se trata del engrosamiento de la lámina ungueal con importante deformación de la uña, que se caracteriza por presentar surcos o rebordes transversales y una coloración pardusca. Se trata de una uña difícil de cortar y que a menudo produce desgarros de la matriz, dolor y lesiones al dedo contiguo. Entre las causas más frecuentes se encuentran los microtraumatismos al correr o el crecimiento anormal del hueso en el dedo correspondiente. Su tratamiento se basa en el fresado de la uña con micromotor eléctrico que tendrá un efecto aproximado de 4 meses, la eliminación de excrecencia ósea de la falange distal del dedo gordo, si existiese, o la extirpación completa de la uña.

            Uñas encarnadas:

            Las uñas encarnadas (onicocriptosis) son incrustaciones del borde de la uña en el reborde de la piel, favorecida por la forma en teja de la uña, por infecciones repetitivas, por engrosamiento de la lámina ungueal, por el uso de zapatos estrechos y en el caso concreto de los corredores, por los microtraumatismos y el exceso de pronación. Su tratamiento consiste:

            - Reeducar la posición de la uña mediante la colocación de torundas de algodón, además de recetar antibiótico tópico u oral en los casos en que exista inflamación e infección y por último, si el tratamiento anterior no funciona, se realizaría una intervención quirúrgica.

 

(*) Clínica Kines, Hospital La Pedrera y HLA San Carlos.

Subscriu-te!