Una benisera se cuela en la casa de Ferrari

  • Una benisera se cuela en la casa de Ferrari
  • Una benisera se cuela en la casa de Ferrari
  01/02/2021
Maya Weug: “Me he dado cuenta que los sueños se pueden hacer realidad si crees en ellos y trabajas duro”

Fernando Alonso consiguió tres subcampeonatos de Fórmula 1 vestido de rojo y Carlos Sainz –junior- ha debutado esta misma semana con su Ferrari. A estos dos miembros de la Armada Española en Maranello hay que sumar un tercero, Maya Weug. Su apellido denota que no es española –tiene la doble nacionalidad holandesa y belga- pero es de la “terreta”, de casa, porque reside en Benissa con su familia. Weug ha hecho historia porque ha sido elegida como la primera mujer del programa de la Academia Ferrari de Pilotos y, además, con la mejor puntuación jamás obtenida por ningún otro miembro anterior. La benisera es la ganadora de la convocatoria Girls on Track de la FIA diseñada para elegir la próxima piloto femenina de alto nivel entre chicas de 12 y 16 años. Para ello ha pasado un duro y exigente proceso de selección a nivel mundial, con 20 aspirantes iniciales que se redujeron luego a 12, 8 y 4 tras superar diferentes fases y pruebas. La última fue un riguroso programa de evaluación de cinco días en el que Maya Weug compitió con las brasileñas Julia Ayoub y Antonella Bassani y con la francesa Doriane Pin.

            Weug demostró sus habilidades al volante en los circuitos y campeonatos de karting y su esfuerzo y dedicación han tenido su recompensa, ya que tiene una plaza reservada para la nueva temporada en F4, con el respaldo económico y técnico de la Ferrari Drivers Academy. Muy pocos jóvenes, por no decir ninguno, pueden presumir de hacer realidad un sueño con 16 años de edad. Maya en una privilegiada en este sentido, aunque se lo ha ganado con todas las de la ley. A pesar de su juventud, demuestra que tiene la cabeza bien amueblada porque es plenamente consciente de que ha hecho historia en el mundo del automovilismo. “Si lo pienso”, comenta, “no me lo puedo ni creer. Ser la primera mujer en Ferrari es un momento clave para mí y para la Ferrari Driver Academy”. Llegar hasta aquí “ha sido mi sueño durante muchos años y estoy super contenta de haberlo alcanzado”, añade.

            Ahora vestirá de rojo, el color identificativo de los coches y los monos de trabajo de Ferrari. Weug confiesa que “el rojo me sienta muy bien, creo, y, además, siempre ha sido uno de mis colores favoritos”. El proceso de selección de la FIA Women in Motorsport “ha sido una experiencia genial. Gracias a la FIA WIM hemos aprendido muchísimo pero, a la vez, no ha sido fácil, justo por eso he mejorado mucho”, comenta Maya. “Las chicas –continúa- todas eran muy buenas y estaba todo muy cerca. La última semana en Maranello ha sido muy intensa y estar allí y rodar con una monoplaza en el mítico circuito de Fiorano ha sido algo muy especial”.

            Lo más duro, según indica la piloto de Ferrari, ha sido adaptarse a un monoplaza viniendo del karting. “Pero gracias a los consejos de los entrenadores, he mejorado rápidamente y con cada vuelta en el coche he tenido más confianza”. Y es así porque la benisera ha obtenido la puntuación más alta de la historia, pero ahora “lo más importante es prepararme lo mejor posible para la nueva etapa de mi carrera deportiva”.

 

SEGUIR APRENDIENDO

 

            Hay un antes y un porqué de la llegada de Maya Weug a Ferrari. Por eso tiene palabras de agradecimiento para mucha gente, empezando por su familia, padre, madre, hermanos y abuelos, porque le han acompañado en muchos viajes para estar en los circuitos. También el karting de Oliva, dónde empezó todo y le ayudaron a llegar a Italia. Y a la Richard Mille Young Talent Academy y, ahora, a la FIA Women in Motorsport.

            Maya opina que “estoy en el mejor lugar para crecer como piloto en mi primer año en Fórmula 4”. En cualquier caso, apunta que “va a ser una temporada de aprendizaje y voy a prepararme de la mejor forma posible gracias a la Ferrari Driver Academy”. No quiere hablar todavía de subir al podio ni, mucho menos, de ganar el campeonato. Sus expectativas son “mejorar cada fin de semana y luchar por las posiciones más altas”, dice. Habla como una veterana, a pesar de su juventud, porque tiene muy claro que si llegar cuesta, también mantenerse en un mundo tan competitivo como éste. “Siempre he trabajado duro para logar mis sueños y objetivos. Así que ahora seguiremos trabajando al máximo para dar buenas prestaciones en la pista este año”, asegura Maya.

            Vuelve a ser precavida cuando le preguntamos cuál es su tope y responde que “no lo sé todavía, pero me he dado cuenta que los sueños se pueden hacer realidad si crees en ellos y trabajas duro”. Lo que más le apasiona de este deporte, confiesa, es la velocidad y la adrenalina que te transmite correr a todo gas. “Para mí, la competición es algo innato, siempre he sido competitiva, hasta jugando con mis hermanos”.

            Su mayor sueño, como no podía ser de otro modo, es llegar a la Fórmula 1. Ahora bien, matiza que “mi objetivo no es ser la primera mujer que llegue. Si hubiera otra piloto antes, estaría muy contenta por ella y por nuestro deporte”. Palabra de campeona.

Subscriu-te!