El arte de robar cuadros

  • El arte de robar cuadros
  • El arte de robar cuadros
  • El arte de robar cuadros
  • El arte de robar cuadros
  • El arte de robar cuadros
  15/05/2021

El Taller d’Ivars de Benissa acoge obras de Goya, Andy Warhol, Van Gogh… reinterpretadas

 

La joven de la perla, de Johannes Vermeer, La maja desnuda, de Goya, o El jardín de las delicias, de El Bosco, son obras referentes en el mundo del arte. Todas ellas, y muchas más, están en el Centre d’Art Taller d’Ivars de Benissa. El Grupo de Artistas de Benissa (GAB) ha invitado al alumnado de dibujo artístico del Instituto Josep Iborra a “robar” obras de sus artistas preferidos y reinterpretarlas, es decir, hacerlas suyas y crear una pieza nueva, propia. El resultado es una muestra sorprendente, atrevida y llena de imaginación, en la que artistas locales y noveles muestran su capacidad creativa.

La elección del artista al que robar era libre y la nómina incluye -además de los tres citados- épocas, estilos y tendencias diversos con Andy Warhol, Van Gogh, Leonardo da Vinci, Botticeli, Monet, Dalí, Lichenstein, Giacometti, Velázquez, Frida Calo, Munch, contemporáneos como Antonio López o Joan Castejón y el benisero Jaime Grimalt. Y las técnicas también son de lo más variopintas y te puedes encontrar de todo, desde grafito y acrílicos hasta collage, un pantalón vaquero o unas medias.

Los once integrantes del GAB han hecho una obra conjunta versionando el Jardín de las Delicias de El Bosco, con un video en el que cada uno de ellos explica lo que le sugiere el cuadro. Hay un caso curioso, con dos versiones totalmente diferentes de La Gioconda o Mona Lisa, de Da Vinci, vista con los ojos de Rosi Sala y de José Juan Vidal Porres. Sala comenta que “copiar y reinterpretar forma parte del mismo arte. Ahí están los casos de Warhol o del mismo Da Vinci”. “Más que copiar”, matiza Sala, “lo que hacemos es inspirarnos con ellas, nos la apropiamos de manera que creamos una pieza nuestra, propia”. Sobre la participación del alumnado del instituto, Rosi opina que “es una colaboración positiva para ambos. Nos traen gente joven a la exposición y ellos aprenden a dibujar en formatos más grandes y a apreciar la grandeza de una sala de exposiciones”.

Julia Testa, la profesora de dibujo artístico, califica la exposición conjunta de “toda una experiencia”. Es el segundo año que comparten espacio “y espero que haya muchos más”, añade. Testa indica que “este tema lo trabajamos en clase. Eligen una obra y buscan las claves de manera que el espectador reconozca el original”. En este caso, la novedad ha sido trabajar en formatos más grandes de los habituales –de hasta 100 x 120 cm- “porque el Taller d’Ivars es inmenso, impone, y necesitamos cuadros grandes”, subraya la profesora.

Es lo que tienen los artistas, que son capaces de interpretar a sus maestros.

¡Suscríbete!