Canfali Marina Alta

HLA SAN CARLOS/ Contra el cáncer de mama, rompe con tu sofá

HLA SAN CARLOS/ Contra el cáncer de mama, rompe con tu sofá
  14/09/2017

 

El deporte es una de las mejores prevenciones y tratamientos de la mayoría de las patologías, y así lo demuestran recientes estudios que afirman que, las mujeres que realizan actividad física de manera moderada o enérgica durante más de 3 horas a la semana, tienen entre un 30% y un 40% menos de riesgo de padecer cáncer de mama. “Los beneficios de la actividad física se aplican a todas las mujeres, independientemente de si tienen antecedentes familiares de cáncer de mama o no. Además, es también muy aconsejable para las que ya han padecido esta dolencia con anterioridad, por lo tanto, en la prevención ante recaídas, se recomienda siempre la práctica de actividad física”, explica Begoña Patiño Bernal, cirujana general del Hospital HLA San Carlos.

            En la aparición de un cáncer mama influyen muchos factores, entre ellos, la vida sedentaria. Esto es debido a que el crecimiento de la grasa corporal aumenta la cantidad de estrógenos circulantes, y por tanto, la formación de cánceres hormonodependientes como es el de mama. Y es por esto justo, por lo que el deporte es beneficioso para prevenir este tipo de cáncer entre otros.

            El deporte, un aliado durante la enfermedad

            Durante el tratamiento de quimioterapia, es aconsejable seguir una vida lo más normal posible, siempre que te lo permitan los efectos secundarios. Y dentro de esta normalidad entra el deporte. “Son beneficiosos los ejercicios suaves como caminar, pasear en bici… Dependiendo del tipo de cirugía practicada en la paciente, pueden hacerse entrenamientos de rehabilitación, asesorados siempre por el cirujano de mama y el oncólogo”, explica la especialista. Pero la especialista del HLA de Dénia advierte que la actividad física no está recomendadA en los primeros días tras la intervención quirúrgica, ya que es importante guardar el reposo físico necesario hasta la cicatrización de las heridas. “Inmediatamente después de la operación y de quitar los drenajes, existen entrenamientos suaves dirigidos a la rehabilitación de la mama y el brazo. Posteriormente, tras la retirada de los mismos, se recomiendan los ejercicios de estiramiento y para la elongación muscular (tensión muy próxima al desgarro muscular) para evitar contracturas y retracción de cicatrices”.

            Posteriormente, el deporte físico regular, al menos 3 veces por semana, es necesario para el bienestar de la paciente, su buen humor y previene la reaparición de nuevas lesiones.

            Haz de la autoexploración una rutina más

            Además, para sumar en prevención hay que acostumbrarse a realizarse autoexploraciones e incorporarlas en nuestras rutinas. “La autoexploración es la mejor manera de que la mujer conozca sus propias mamas y que esta pueda darse cuenta de la aparición de alguna anomalía”, detalla la cirujana general.

            “Se recomienda la exploración una vez al mes. En las mujeres de edad fértil, la mejor fecha es el último día del ciclo menstrual, y para las mujeres menopaúsicas, es recomendable que lo realicen siempre mensualmente haciéndolo coincidir en el mismo día” explica la profesional y añade que “la forma adecuada de realizarla es comenzar mirándonos al espejo para confirmar que no hay ningún cambio de apariencia, con los brazos arriba, en cruz y en la cintura. Y para finalizar debemos palpar la glándula en el sentido de las agujas del reloj buscando nódulos”.

            El cáncer de mama es uno de los que mayor tasa de curación tiene. La supervivencia global ha cambiado drásticamente en los últimos 20 años, y actualmente es superior al 80%. Estos resultados siguen mejorando año tras año gracias a la investigación y al diagnóstico precoz. “Ante cualquier lesión nodular, sobre todo no dolorosa, se debe consultar al especialista. También hay que recurrir al médico ante cambios en la piel, como retracciones o enrojecimientos, y ante cualquier tipo de secreción por el pezón”, advierte la Dra. Patiño.

            La Unidad de Mama del Hospital HLA San Carlos trata el cáncer y las alteraciones hormonales de la glándula y ofrece un seguimiento continuo y personalizado a las pacientes a los largo de su vida. Además, dispone de un nutrido grupo de profesionales como cirujanos mastólogos, radiólogos oncólogos, ginecólogos…y cuentan con diferentes técnicas para adaptar el tratamiento de manera individualizada en cada caso.

Cercar notícies
Agenda