Canfali Marina Alta

NICO HAROS (*) / Dietista-Nutricionista, el profesional de la salud más necesario y a la vez el menos conocido

NICO HAROS (*) / Dietista-Nutricionista, el profesional de la salud más necesario y a la vez el menos conocido
  21/11/2016
El nutricionista de Marqués de Campo

Mi nombre es Nico Haros y soy dietista-nutricionista. Me han dado la oportunidad de poder escribir un poco para este diario tan emblemático y tradicional. Ya que esta es mi primera columna, me gustaría explicarte, estimado lector, lo que es un dietista-nutricionista (DN, de ahora en adelante).

            El DN, es un profesional sanitario recogido por la LOPS, (ley de ordenación de las profesiones sanitarias). Aunque a día de hoy la mayoría de DN´s debe sobrevivir en el ámbito privado, los diferentes colegios de nutricionistas luchan día a día para que finalmente entremos en el ámbito de la sanidad pública hospitalaria, como sucede con la gran mayoría de países de la Unión Europea. Algo de lo que, indudablemente, todo el mundo se beneficiará.

            Y tú te preguntarás, ¿pero qué puede aportarme a mí un DN? Yo te explico. Este profesional, todavía desconocido para muchos, es la persona cualificada amplia y específicamente para intervenir en la alimentación de las personas, individualmente o en colectivos.

            Por ejemplo, el DN es el único facultativo capacitado para personalizar la alimentación de una persona que cursa con determinada enfermedad (esta disciplina se conoce como dietoterapia). También puede ayudarte a conseguir un adelgazamiento lógico y saludable, a través de una correcta alimentación, si lo necesitaras. Es quien debe hacerse cargo de menús para colectivos (comedores escolares, asilos, hospitales, etc.).

            Un DN, es el profesional idóneo, para ayudarte a hacer unas elecciones alimenticias que fomenten y mejoren tu estado de salud, previniendo enfermedades. Debemos tener en cuenta que a día de hoy, un 75% de las muertes causadas por enfermedades no contagiosas, son causadas por una mala alimentación.

            Podría hablar de muchas más competencias del DN (laboratorio, investigación, docencia, divulgación, etc.) pero voy a centrarme en lo que nos atañe: educación nutricional. Si hay algo que necesita nuestra sociedad, sin lugar a dudas, es educación nutricional. Adquirir el criterio necesario para:

            1- Alimentarnos de forma saludable.

            2- No ser engañados por métodos que prometen ser el milagro definitivo.

            3- Aprender a cuestionar debidamente las alegaciones de salud que a veces acompañan a ciertos productos.

            4- No confiar nuestra alimentación en la persona equivocada.

            5- Identificar los engaños de la publicidad de alimentos malsanos.

            6- Conocer los riesgos que conlleva adoptar malos hábitos.

            Todo esto y mucho más, serán los temas que abordaremos, de ahora en adelante en este espacio reservado, para la nutrición y la salud, sin conflictos de interés.

            Para terminar la columna de hoy, y con el fin de darte una idea más amplia sobre el DN, me gustaría citar al periodista, Mike Iturriaga (blog: el Comidista) “No envidio a los dietistas-nutricionistas serios: ante semejante panorama, tienen un trabajón comparable con el de enseñar álgebra, a personas que no saben contar, y a las que se les está diciendo cada día que 2 y 2 son 5. No les envidio, pero sí les admiro, sobre todo a los que no venden su alma a ningún patrocinador y se esfuerzan por denunciar malas prácticas y divulgar las bases de una alimentación razonable”.

 

(*) Dietista-Nutricionista. Técnico de Actividades Físicas y Deportivas.

Cercar notícies
Agenda